Han leído nuestras reviews:

martes, 3 de febrero de 2009

9- CANNIBAL CORPSE "Tomb of the Mutilated"


Más allá de las mil y una bandas que han hecho y harán Death Metal en este planeta, existe un quinteto fundamental que ha sido la génesis del estilo, potenciaron su desarrollo y lograron posteriormente su "estallido comercial"; a detallar: Death, Carcass, Sepultura, Napalm Death y Cannibal Corpse. Siguen en actividad y editando nuevos trabajos las tres últimas. La contribución de Sepultura al estilo se resume al período 1984-1989. Napalm Death -formada en 1982- se ha caracterizado por el contenido de letras de corte político y social; por el contrario Cannibal Corpse -de una manera más original- se abocó a historias de terror, asesinatos, violaciones, ultrajes, zombis caníbales y todo tipo de aberraciones de cine bizarro de clase B. Esta última será nuestra parada.

Creada en 1988 en Nueva York, Estados Unidos, su formación original era compuesta por Jack Owen y Bob Rusay en guitarras, Paul Mazurkiewicz en batería, Chris Barnes en voz y Alex Webster en bajo. Fue la misma que cuatro años después diera a luz a otro de los discos fundamentales de la historia de la música Metal: "Tomb of the Mutilated". Grabado entre el 1 y el 15 de junio de 1992 en los estudios Morrisound Recordings en Tampa, Florida, bajo la producción de Scott Burns (auténtica eminencia en el mundillo del Death Metal) y editado por Metal Blade, Cannibal literalmente nos tira por la cabeza el mejor y más logrado Brutal Death. Nítido, técnico, avasallante, con variaciones continuas de ritmos gracias a la perfecta labor de Mazurkiewicz y un alto volumen del bajo (en un estilo que muchas veces deglute su importancia), gentileza del maestro Alex Webster, la ecuación cierra con un sonido impecable y único. Comenzando con "Hammer Smashed Face" ("Cara destrozada por un martillo"), para muchos "el Himno" del estilo (por favor tómense un minuto y traten de leer y traducir la letra del tema), continuamos con "I Cum Blood" (temazo) y llegamos a otro himno "Addicted To Vaginal Skin" (no hace falta traducción), el cual está dedicado al asesino serial (además de ser estafador, sadomasoquista y practicar el canibalismo con sus víctimas) Albert Fish; pero cuya introducción es llevada a cabo por otro personaje de las mismas características: Arthur Shawcross (cuyos blancos preferidos eran las prostitutas). Seguimos con el intratable "Split Wide Open", y llegamos a otra pieza sublime "Necropedophile" (letra enferma si las hay, sugiero le echen un vistazo); seguimos con "The Cryptic Stench" ¡otro temaso!, proseguimos con "Entrails Ripped From a Virgin`s Cunt" ("Entrañas arrancadas de la concha de una virgen")... todo dicho. Cerrando con "Post Mortal Ejaculation" y "Beyond The Cemetary", las cuales están a la altura de esta verdadera reliquia.
En cuanto a la música encontramos a Chris Barnes en su mejor forma, nunca una voz había llegado a tanto, lo cual fue motivo de orgullo y admiración ya que la tecnología nada había tenido que ver en este maravilloso logro; luego en "The Bleeding" vinieron las acusaciones de algunos integrantes de la banda en la que daban cuenta que Chris había perdido parte de esa voz tan característica. Entre peleas y acusaciones el cantante se alejó de la agrupación, creando Six Feet Under y entrando en su reemplazo George Fisher.
Gracias a Paul Mazurkiewicz y especialmente a su increíble bajista Alex Webster, Cannibal Corpse continúa hasta el día de hoy lanzando placas de altísima calidad y sonido cada vez más arrollador, pero "Tomb of the Mutilated" fue un hito para ellos y para el estilo, la innovación que venía gestándose desde "Butchered at Birth" (su segundo LP) y cobra forma un año después, ha servido de influencia a miles de bandas que han intentando en vano hasta el día de hoy superar en brutalidad y calidad esta pieza. Así concluímos esta crítica de uno de "los discos" por escuchar y así empezar a entender un estilo criticado y censurado, que encuentra la causa en la tozudez y estrechez mental de gente poco habituada a salirse de los dogmas. Estas personas tienen la extraña semejanza de ser esclavas de los medios de comunicación que bajan líneas de sus porquerías mediáticas.

Cannibal Corpse: una banda sincera, honesta, sin un motor publicitario que potencie sus ventas, lleva al día de hoy más de un millón de copias comercializadas alrededor del mundo, y un disco seminal que no puede pasar desapercibido para ninguna persona que ame la música como un todo.
Curiosidad I: el actor Jim Carrey es fanático de la banda y gracias a ello logró conseguir un set de escasos segundos para Webster y compañía, en la película "Ace Ventura".
Curiosidad II: En Baviera, Alemania, prohibieron la portada del disco de referencia además de prohibirles tocar temas de sus tres primeros álbumes. Esta veda fue levantada en 2006.

Comentó José María Aicardo para OXIDO.