Han leído nuestras reviews:

jueves, 11 de diciembre de 2008

7- BLACK SABBATH "Dehumanizer"

Si de sonidos intensos se trata, Black Sabbath goza de una paternidad casi absoluta (casi… porque no debemos olvidarnos de Deep Purple y de Led Zeppelin). Nacida en ¡1968!, esta agrupación inglesa es considerada como una de las más -o la más-, importante de la historia del Heavy Metal entendido como un todo. A lo largo de su extensa y rica carrera han grabado dieciocho discos de estudio, seis directos y cinco compilados. En cuanto a sus formaciones, se han sucedidos músicos, en especial cantantes (el viejo Ozzy es la figurita difícil) como Gillan, Hughes, Martin, Halford, y Dio. La era de este último será nuestro objetivo, en especial la que se inicia en 1991 y culmina el 13 de noviembre de 1992, por decisión del guitarrista y líder Tommy Iommi (auténtica alma máter de la banda). Sería una obviedad centrarnos en cualquiera de los cinco primeros trabajos, pues ahí encontramos la piedra angular del Heavy Metal de nuestros días; sin embargo desde nuestra perspectiva el 22 de Junio de 1992 Black Sabbath se despachó con uno de los mejores trabajos de su fenomenal discografía: "Dehumanizer". Este disco causó cierta euforia en su lanzamiento, la cual con el correr del tiempo ha transformado a esta placa en una más; y aquí estamos después de diesiséis años reivindicando semejante obra, la cual parece estar tomando vuelo nuevamente gracias a la reciente formación de Heaven and Hell (Black Sabbath con Dio y Appice).
La formación que grabó el material fue Tony Iommi, Geezer Butler, Ronnie James Dio, Vinny Appice y Geoff Nicholls (cuantos pesos pesados!!!). En cuanto a la producción, estuvo a cargo de Reinhold Mack (alemán el muchacho, y productor entre tantas otras bandas, de Queen), quien logra sacar en esta oportunidad un sonido "gordo" en todos los instrumentos; volviendo al disco crudo, potente y a la vez excelentemente ejecutado. Considerado como uno de los más pesados y apocalípticos en cuanto a la lírica, fué grabado en condiciones poco felices debido a problemas de egos (algo muy recurrente en esta banda). Estas tensiones se sucedieron a la hora de la composición de las letras, llegando el punto máximo cuando Iommi sostuvo algunas charlas con Ozzy en busca de una posible reunión, en momentos en que Dio seguía siendo el titular en las voces. Sin embargo esta situación parece no haber impactado en la performance de la placa, la cual consta de diez temas; con la singularidad de que la edición norteamericana consta de una pieza más: "Time Machine", cuya versión acotada y "edulcorada" en su letra, aparece en la película "El mundo según Wayne".
La excepcional voz de Dio, la profesionalidad de Appice, la virtuosidad de Butler y la magia de Iommi hacen de este trabajo una genuina obra maestra, fundamentada en canciones que van de muy buenas a excelentes: "Computer God", el climático "After all", "Master of insanity", y el clásico de todos los tiempos "I" dan claras muestras de lo comentado. Contundente, soberbio… a lo Black Sabbath, así suena el disco.
Auténticos maestros, que en cincuenta y cinco minutos nos muestran el abc del Metal, transformando a esta banda y a este disco en auténticas enciclopedias de lo que más nos gusta.
...............................................................................
Comentó José María Aicardo, para OXIDO.

viernes, 21 de noviembre de 2008

6- METRALLA "Fuego en las Mentes"


Y si!!! Llegó el momento de comentar una banda oriunda de nuestra tierra: METRALLA. Formada en el año 2006, posee al día de hoy un único trabajo: "Fuego en las Mentes". La formación que grabó esta placa, entre los meses de mayo y julio de 2007 en los estudios Kirkinchos Records, editado por Hurling Metal (auténtica institución del under a nivel sudamericano), bajo la mezcla e ingeniería de sonido a cargo de Jorge Moreno, fue: Hugo Benítez en voz líder, Jorge Moreno en guitarra, Jorge Hoyos en la otra guitarra, Diego Nuñez en batería y el fallecido bajista Chicho Villagra. El corazón compositivo de la banda es llevado a cabo por los dos primeros. Antes de seguir, me gustaría dejar una breves líneas acerca del cantante de la formación, quien fue y es pieza fundamental del Heavy nacional, destacándose entre tantos pergaminos por llegar a ser el legendario vocalista y letrista de Horcas, de la vieja y más recordada formación (Civile, Benítez, Ganzo, Yañez, Castro) la cual dió a luz quizás uno de los tres discos más importantes de la historia del Heavy/Thrash nacional: "Oíd Mortales el Grito Sangrado", el cual contiene el tema "Solución Suicida", un auténtico himno del Metal Latinoamericano. En pocas palabras: Hugo Benítez es a esta altura una verdadera leyenda viviente dentro del espectro Heavy Metal en nuestro país.
Volviendo al cd, su tapa nos brinda un claro mensaje del contenido del producto (Argentina año 2001). Letras de profundo corte político-social como "Masacre Democrática", "Encubriendo al Delincuente en el País de la Injusticia", "La depuración", "Hasta la Muerte" y "Fuego en las Mentes" son verdaderos cañonazos que te dan al medio del cráneo tanto por la pasta de auténticos hits metaleros como por la furia con la que emanan desde los parlantes. Encuadrado dentro del Heavy/Thrash, podríamos ubicarlos dentro de un subgénero -si se me permite la expresión-, "Thrash Argento": esta sonoridad tan particular que han obtenido diversas bandas de nuestra tierra (Hermética, Lethal, V-8) -hoy quizás en vías de extinción ante el escaso surgimiento de nuevos representantes-, es rescatada personalizándola y perfeccionándola por Metralla; obteniendo un sonido más actual, logrando temas gancheros y al palo, cada uno con riffs que lo identifican. Y si a eso le sumamos una base de machaque continuo el resultado es un disco justo y de excelente calidad.
El cierre es precisamente con "Solución Suicida", cuya versión lírica se caracteriza por ser previa a la de la grabación de "Oíd Mortales…" sumando unas chirolas más a nuestro ya abultado debe.
Haciendo un balance final, tenemos un disco con raíces "Old School" pero con sonido actualizado, letras y voz a cargo de este verdadero prócer del Metal llamado Hugo Benítez, quedando la esfera compositiva bajo la órbita del experimentado Jorge Moreno (también guitarrista de Serpentor). La pregunta es: Qué puede fallar en semejante emprendimiento...?? Nada.
..................................................................................
Comentó José María Aicardo para OXIDO.

jueves, 13 de noviembre de 2008

5- THE CLASH "Sandinista"


En un gran dilema, pude llegar a hacer la crítica de este disco. La banda es The Clash, y me he decidido a hablar de su disco "Sandinista" de 1980. Digo lo del dilema porque son varios los trabajos de esta banda que pueden subir al podio de fundamentales: "London calling" de 1979 y "The Clash" de1977. Esta trilogía es básicamente una ideología llevada a la música. Es que es imposible hablar de The Clash, sin hablar de política. "Sandinista" es la mejor muestra de tal cosa, ya desde el título, dedicado a la guerrilla nicaragüense hasta la decisión de que sea un disco triple, pero editado al precio de uno, cosa que enervó a la gente de CBS y que accedió finalmente a cambio de que las ganancias del grupo por ese disco fueran casi nulas, salvo por los derechos de composición.
Son treinta y seis discursos musicalizados, donde hablan -entre otros tópicos- de las superpotencias de la época, en el tema "Ivan meets G.I. Joe"; de la violencia callejera de "Somebody got murdered"; y de la sumisión que hace ejercer EEUU a los países del tercer mundo con el tráfico de drogas en "Washington bullets". Todos estos temas son difíciles de digerir y muchos más conforman la mitad lírica de este disco. La otra mitad, la musical, es impecable también; con sonidos de la época, varios Reggaes, un par de temas Disco, y mucho Punk en dosis muy afiladas y perfectamente interpretadas. No le temen a los estilos e incursionan en ellos de una manera naíf en algunos y de una manera agresiva en otros, sin importarles la crítica posterior... ni de los medios, ni de los seguidores. Así es que todo este cocktail molotov toma forma y ataca por todos lados, para que éste sea otro disco fundamental.

Comentó Carlos E. Marrone para OXIDO.

4- RAMONES "Ramones"


Corría el año 1974 y todo estaba bastante frío musicalmente hablando, hasta que cuatro pibes de Forest Hills se juntaron para un proyecto barato y poco ambicioso. Más tarde, decidieron llamarse Ramones y eso ya cambiaría parte de la historia musical moderna. En 1976 logran grabar su primer disco autitulado y abren al mundo el nuevo género, llamado más tarde Punk Rock. Son catorce píldoras de un medicamento que se consume en poco más de media hora; temas sucios y efectivos que hablan de la nueva realidad de la clase media baja de los EEUU, un sonido opaco pero claro a la vez, en cuanto al sentido que querían darle a su historia. Producido por un tal Craig Leon y secundado por Tom Elderly -más conocido como Tommy Ramone-, baterista de la banda. Con un puñado de temas propios y el clásico del rock and roll de los 50's "Let's dance", alcanzan un renombre entre los amantes de las nuevas tendencias musicales, haciendo del bar CBGB su cuartel general, donde semanalmente armaban y desarmaban la lista de temas y versiones a interpretar.
Pero volviendo al disco más que a su significado: son himnos fácilmente reconocibles, tanto para fanáticos ramoneros como para el público en general. Abren con "Blitzkrieg Bop", dejando en claro de qué va la banda y lo continúan clásicos como "Beat on the brat", "Judy is a Punk" y el políticamente incorrecto "Now I wanna sniff some glue" entre otros; cerrando con su canción más inspirada desde lo compositivo del disco: "Today your love, tomorrow the world". Cuando llega el fin de la placa uno sabe que lo que acaba de escuchar es sucio, desprolijo y no muy virtuoso. Pero también sabe que es fiel, y que estaba hecho visceralmente, con todo a flor de piel y con la rabia que se necesita para hacer de este disco una obra fundamental de la historia de la música.

Comentó Carlos E. Marrone, para OXIDO.

lunes, 10 de noviembre de 2008

3- PARADISE LOST "Draconian Times"


Corría el año 1995 y en los Ridge Farm Studios ubicados en Inglaterra se estaba gestando uno de los discos más importante del Doom/Gothic/Metal (si, todo eso y más!) de la historia. Para ese entonces Paradise Lost, formados en 1988, tenían en su haber placas como "Lost Paradise" y "Gothic", piezas fundamentales del Doom y el Doom/Gothic respectivamente. Sin embargo no nos ocuparemos de éstos, sino de su quinto LP: "Draconian Times". La formación que grabó este material fue: Nick Holmes (voz), Gregor Mackintosh (primera guitarra), Aaron Aedy (guitarra), Steve Edmonson (bajo), Lee Morris (batería); y colaborando en forma externa con los teclados, Andrew Holdsworth. En este trabajo Paradise logra el equilibrio perfecto entre todos los estilos a los cuales ha recurrido a la hora de componer sus piezas musicales. Es un disco Doom? Si, pero no tan Doom. Es un disco de Metal? Si, pero no tan Metal. Lo que abunda al por mayor son melodías de todo tipo a cargo de las guitarras, el teclado y la voz. Mackintosh y Holmes, principales compositores de la banda, nos deleitan con ellas haciendo de la placa una auténtica obra maestra al alcance de cualquier oyente. Esta "accesibilidad" le valió algunas críticas que rápidamente fueron disipadas dada la envergadura del trabajo.
La placa consta de doce piezas tan diversas entre ellas y en ellas, que cuesta hacer una descripción próxima. Temas ambientales y repletos de arreglos como "Enchantment", "Elusive Cure", "Forever Failure" (donde aparecen fragmentos de discursos grabados a Charles Manson), y "Jaded" se contraponen a "Once Solemn" "Yearn for Change" e incluso al tremendo hit "The Last Time" en donde la fórmula es ir directo al grano, pero nunca dejando de lado la melodía.
La labor del cantante Holmes y del guitarrista Mackintosh transforman a la placa en única en su especie... el primero por su excelente voz, el segundo por los pegadizos riffs que dotan de una especial singularidad a cada tema. Los cincuenta minutos que dura la placa nos embarcan en una auténtica experiencia sonora que conquista hasta el más pesimista y cerrado de los metaleros.
Este disco producido por Simon Efemey (Napalm Death, Amorphis, Obituary) que lleva al día de hoy más de un millón de placas vendidas alrededor del mundo, logra reconciliar lo musical con lo comercial, siendo éste un tema de candente actualidad e innumerables discusiones.
Si no lo escuchaste estás a tiempo de remediar semejante error.
Comentó: José María Aicardo, para OXIDO.

martes, 4 de noviembre de 2008

2- MAYHEM "De Mysteriis Dom Sathanas"

Si alguien se preguntara: Qué discos serían "ideales" a la hora de incursionar en el Black Metal, seguramente entre las primeras opciones debería considerarse a "De Mysteriis Dom Sathanas", de Mayhem. La banda y el disco que hoy nos incumbe fue, es, y será pieza fundamental en las derivaciones sonoras de la actual escena extrema (Death/Black). Formada en los años 80 la banda se caracterizó por de ser de las primeras en el género y por sus contribuciones extramusicales (algunos de sus miembros fueron integrantes del Inner Circle). Con un Black Metal en busca de su definitiva identidad en el plano musical, "De Mysteriis…" concluye este trabajo, en base a su sofisticada composición musical y sonora hasta aquél momento desconocida.
La placa consta de ocho temas los cuales en su mayoría rondan los seis minutos. Sólo en momentos puntuales encontramos lapsos melódicos de guitarras con ritmos a medio tiempo, tal es el caso de los primeros dos minutos del tema "Pagan Fears".
Piezas como "Funeral Fog" o "Life Eternal", nos hacen notar diferencias con discos del estilo, antecesores: Sonido limpio, una labor excelente de la batería a cargo de Hellhammer (quizás el mejor del estilo) y una voz heterogénea, son los puntos sobresalientes de la placa; sobre esto último, Attila no se encasilla en los típicos cantantes que "despiden" los clásicos chillidos agudos, y transformando la regla en excepción, alterna entre gritos desgarradores y susurros que transmiten mensajes escritos por el mismísimo Dead. Clásicos como "Freezing Moon", "Cursed in Eternity", "From the Dark Past" y el homónimo del nombre de la placa, encuadran en una misma línea con piezas de alta intensidad y composición. Las líneas de bajo son ejecutadas por el amado u odiado (pero nunca indiferente) Varg Vikernes (Burzum), verdugo del guitarrista Euronymous, cuyas participaciones añaden a la obra un valor histórico más que musical. La placa también contó con la colaboración de una guitarra adicional a cargo de Blackthorn.
La novedad de un sonido limpio pero extremadamente agresivo actuarán de pilar en las bandas de segunda (Gehenna, Dimmu Borgir, Emperor) y tercera generación (Keep of Kalessin, 1349) del Black Metal.
Bajo la producción y mezcla de Hellhammer, Euronymous y Pytten (Eur Eirik Hundvin: sujeto íntimamente relacionado con el sonido Black de principio de los 90) y la edición por el sello Deathlike Silence (propiedad de Euronymous, ya en aquél momento fallecido), en 1994 "De Mysteriis Dom Sathanas" sale a la venta con una tirada de sólo mil copias, para que a partir de allí ya nada fuera igual en el Black Metal.
Comentó: José María Aicardo para OXIDO.

1- CARCASS "Heartwork"

Iniciaremos con una de las bandas más importantes en cuanto a música extrema se trata: Carcass. No exagero al decir que forma parte de los diez grupos más influyentes del estilo. Su excelente discografía consta de cinco LP ("Reek of Putrefaction", "Symphonies of Sickness", "Necroticism", "Heartwork" y "Swansong") más algún que otro Ep y rarezas de menor importancia. Los estilos en los que incursionaron fueron desde el Splatter Death Metal hasta el Death melódico; lo cual nos dá una idea de la variada gama musical con la que cuenta su discografía. Específicamente, nos ocuparemos de su anteúltimo trabajo. Editado en 1993 por el sello Earache, y bajo la producción y mezcla de Colin Richardson (símbolo de calidad) fue grabado con la formación más recordada: Bill Steer en guitarra, Ken Owen en batería, Jeff Walker en el bajo y voz y Michael Amott en guitarra. Este disco se aleja definitivamente de las épocas más radicales de Carcass, para embarcarse en un Death Metal muy técnico para la época, el cual influenció de manera decisiva lo que luego se llamaría "Gothenburg" Metal (In Flames, Dark Tranquility, Arch Enemy, etc.).La placa se caracteriza por la abundante riqueza de recursos: creativos, sonoros y rítmicos. Desde "Arbeit Macht Fleisch" hasta "No love Lost", desde "Embodiment" hasta "Heartwork": todos temas exquisitos con frescas melodías sin perder la brutalidad característica. La duración de los mismos ronda los cuatro minutos y se ajustan a la métrica típica de: estrofa, estribillo, punteo, estrofa, estribillo; la cual por ser antigua no deja de ser efectiva. El dúo Amott-Steer se complementa de manera perfecta, llevando adelante continuos juegos de riffs, los cuales dan al material una marca registrada, de ésos que dan para corear todo el día. La "originalísima" voz de Jeff Walker siempre ha sido un punto alto y no es excepción en este disco, quizás más clara en cuanto a la escucha de las letras, aunque tal tendencia venía acentuándose desde su anterior trabajo. En cuanto a Ken Owen: su labor es la menos sobresaliente, destacándose más que nada por la disciplina con el instrumento, lo cual potencia la base "batería-bajo-guitarra rítmica".Puntos altos: Todos los tracks.Una joya de la música extrema que no puede faltar en la colección de todo aquel amante del estilo.Gracias por tanto.
Comentó: José María Aicardo para OXIDO.